La artritis reumatoide juvenil: Cinco puntos clave

miércoles , 19, junio 2019 Comentarios desactivados en La artritis reumatoide juvenil: Cinco puntos clave

En la actualidad la sociedad se ha dado cuenta  de muchas cosas en torno a la artritis reumatoide, entre ellos que afecta a los adolescentes y que es importante mantenerse en conexión con el médico tratante, la familia y la sociedad para evitar complicaciones en el estado anímico del paciente.  En la actualidad existen una gran cantidad de opciones para ayudar a los pacientes con estas complicaciones como lo son las terapias de ozonoterapia Barcelona, una excelente opción para los pacientes reumáticos.

La artritis de tipo reumatoide juvenil, es una patología que engloba varias enfermedades de tipos mixtas divididas entre autoinmunes e inflamatorias, esta afecta directamente a niños antes de los 15 años, afecta principalmente a las articulaciones, lo que coincide de forma negativa con el desarrollo, por lo que aparecen síndromes inflamatorios en otros órganos.

¿A quién le afecta?

La artista de este tipo, es mucho más frecuente en pacientes hembras que en varones, suelen aparecer entre el primero y cuarto año de vida del pequeño, por lo que es una enfermedad un tanto fácil de diagnosticar, bueno en la mayoría de los casos, pues a veces los síntomas son muy sutiles y las madres no se dan cuenta tan fácil, sin embargo una vez se tenga la sospecha y se comienzan las averiguaciones se suele diagnosticar muy rápido.

¿Cuál es su incidencia?

Existen diferentes tipos de estadísticas en torno a esto, según la Sociedad Española de Reumatología, cada año por casa 100.000 menores de 16 años aparecen unos 10 casos de esta patología, ahora a nivel mundial se tiene que uno de cada 1.000 niños, padece la enfermedad. La detención en la mayoría de los casos es muy temprana, por lo que el niño puede tener una vida tranquila con la medicación necesaria.

¿Qué síntomas produce?

Al igual que la artritis en adultos los principales síntomas suelen ser la sensación de rigidez y calor, en las articulaciones, acompañado de inflamación y dolor, todo esto genera una buena cantidad de limitaciones del movimiento, las cuales son completamente tratables, pero deben tener un buen seguimiento médico, desde el momento del diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico, tiene un proceso un tanto largo, todo comienza  con el desarrollo de una historia clínica, donde el propio paciente, acompañado de sus padres o cuidadores acude al médico y puede dependiendo de su edad conocer qué es lo que pasa  con su cuerpo. Los cuidadores informan los síntomas que el paciente padece.

Cuando los médicos hacen a exploración del paciente, dan con la presencia de la enfermedad y junto a los datos se hacen otra serie de estudios para confirmar la patología, luego se hacen prueba de imagen y ya se puede comprobar si el paciente sufre o no la patología.

¿Cuál es el tratamiento?

Cuando se comienza el tratamiento es mejor, se podrá controlar, manejar y mejorar la enfermedad, evitando que esta pueda interferir con el sano crecimiento del niño, a diferencia de los adultos cada niño tiene un tratamiento distinto. Esto siempre se debe acompañar con un psicoterapeuta para trabajar el contacto con la sociedad.